CAÑUELAS: Un proyecto de viviendas que terminó siendo una estafa | DLN
SEGUINOS

Cañuelas

CAÑUELAS: Un proyecto de viviendas que terminó siendo una estafa

Publicado

el

Luego de 12 años del inicio del proyecto “Barrio Morgante”, más de 190 personas siguen sin casa. Un engaño de película que dejó a casi dos centenares de familias sin techo.

Desde 2006 los vecinos esperan por la finalización del barrio.

Al mismo tiempo, Ricardo Cladera, ex titular de la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos de Cañuelas, llegaba a Cañuelas ofreciendo a distintos vecinos un sueño llamado “Barrio Morgante”. Un proyecto el cual consistía en la construcción de un barrio a cambio de una suma de entre 10 mil y 15 mil pesos.

“En 2006, mis papás compraron un terreno en Cañuelas, porque no teníamos donde vivir y este hombre Cladera llegó con un arreglo con la municipalidad diciendo que teníamos que pagar 10 mil pesos para la construcción” relató Macarena Muniagurri en dialogo con Crónica.

El contrato fue firmado por las 261 personas que se entusiasmaron con la idea, en conjunto con diferentes recibos de pago de las diferentes cuotas que tuvo cada familia en cada caso. Pero pasando los años, los reclamos por las casas sin terminar a la oficina de la cooperativa ubicada en Juarez 458, cuyo presidente y líder de dicha construcción, Oscar Perez, eran cada vez mayores.

Sueño frustrado

Llegado y avanzado el año 2008, solo se llegaron a terminar 105 casas, dejando 42 sin terminar y a 198 personas sin su esperada vivienda. La Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos de Cañuelas, cerró, y su dueño, Ricardo Cladera, desapareció sin dejar rastro. El dinero de las familias que no recibieron su hogar, también.

Darío Apestegia, es el principal vocero de las familias que aún esperan su casa. En una conversación con Crónica, contó: “En el año 2009, la municipalidad se metió para solucionar el tema, por eso, lo primero que hizo fue traer al Instituto Nacional de la Vivienda para hacer un censo y saber cuantas personas eramos sin casa”.

Nuevamente, pasaron los años y “apenas si se hicieron 21 viviendas de chapa” sentenció Darío decepcionado.

“En octubre de 2016, nos juntamos con el Instituto Nacional de la Vivienda nuevamente y nos explicaron que había una emergencia nacional en infraestructura, por lo que nuestro tema iba a ser tratado como prioritario” recuerda Macarena que fue con sus padres.

Finalmente, en febrero de 2017, se llevó una reunión en el palacio municipal precedida por la ex intendente Marina Fassi, el ex director del Instituto Nacional de la Vivienda Ever Van Tooren, el presidente de la Cooperativa de Trabajo Azul Limitada que finalizaría las 42 casas Carlos Torres, el ex diputado Nacional, actual intendente de Cañuelas y esposo de Fassi, Gustavo Arrieta, y los concejales Santiago Goey por el Frente Para La Victoria y Elisabeth Romero por Cambiemos, donde se firmó un acuerdo y anunciaron la finalización del barrio Morgante.

“En 2017 se firma la finalización del barrio Morgante y en aquel momento Marisa (Fassi), también entusiasmada, dijo que en 90 días vamos a tener el barrio terminado”, aseguró Darío. Inclusive se llegó a aprobar un presupuesto de 30 millones para la municipalidad con el fin de terminar las obras.

Todavía no se empezó ninguna casa: “El intendente dice que ya envió los papeles y del instituto dicen que faltan. Se tiran la pelota de un lado a otro y nosotros estamos desesperados” cerró Macarena Muniagurri.

¿Qué dicen los responsables?

Oscar Perez, ex presidente de la cooperativa que inició la obra dijo: “A mi me sacaron de la obra porque no había más dinero, no las podíamos terminar”.

Sobre el dinero que pagó la gente aseguró que “con la plata no se que paso, es un asunto propio del Instituto. Es más, nos sacaron desde el Instituto de Vivienda y pusieron otras autoridades”.

Respecto al paradero del ex dueño de la cooperativa, Ricardo Cladera, opinó que “la gente se la agarró con Ricardo y no tenia que ver”, y aseguró que “recibía amenazas anónimas”. Es por eso, que relató que un dia le dijo: “Mirá Oscar, no aguanto más. Y se fue. Nunca más lo volví a ver”.

“Yo la pasé mal también eh, y todo por querer hacer las cosas lo mejor que se pueda. Me tratan de estafador y yo no tengo nada que ver. Yo no hice nada más de lo que tenia que hacer, y me quedaron ganas de hacer mas. Para mi era una felicidad hacer un barrio, las casas y ayudar a la gente”.

Por último, dijo: “Yo laburaba gratis, la plata tenía que ir al barrio. Yo no quise hacer política. Vivo de la pensión de mi señora que falleció, es por eso que yo de noche dormía tranquilo, pero cuando no lo hacía era porque solo pensaba en terminar el barrio”.

Vale aclarar que el actual intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta, fue consultado en reiteradas ocaciones por Crónica para hacer una declaración al respecto, pero siempre se mostró como no disponible.

Fuente: Crónica





El clima

Publicidad

Más leidas