LA PLATA: No llegan a los 15 años, pero en dos horas pusieron en pánico al Centro con 7 asaltos | DLN
SEGUINOS

La Plata

LA PLATA: No llegan a los 15 años, pero en dos horas pusieron en pánico al Centro con 7 asaltos

Publicado

el

Un grupo de cinco menores generó un raid que empezó en 9 y 49 y terminó en la zona de la Terminal. En la modalidad “piraña”, arrasaron con varias billeteras. Investigan si estaban armados

Fueron alrededor de dos horas después del mediodía lo que les llevó a un grupo de no más de media docena de chicos, que no llegan a los 15 años, poner en pánico y estupor al comercio en un área que va del microcentro a la Terminal de Ómnibus. En la modalidad de “robo piraña” sorprendieron a empleados, clientes e incluso pacientes en un centro médico de 8 entre 44 y 45, quienes vieron cómo intentaban tomar por asalto la zona de la secretaría.

Según coincidieron varios damnificados y los datos aportados por la Policía, la modalidad de repitió, con distintos resultados, en al menos siete puntos del raid.

Con las primeras denuncias, la Policía les siguió el rastro por la zona e interceptó a cuatro de los cinco o seis chicos que se mencionan en los testimonios recogidos por este diario. Pasaron unas tres horas entre que los ubicaron en 7 y 50 y se los entregaron a los padres.

Los comerciantes conocen a los menores en cuestión, que forman parte del paisaje cotidiano en un área tomada por el descontrol delictivo.

En casi todos los hechos se repite una modalidad conocida desde hace meses en el Centro.

Donde hay una puerta a la calle con ingreso franco, entran todos a los gritos con paso ligero, una puesta que confunde a ocasionales víctimas detrás de un mostrador o un escritorio. Mientras miran a uno o a dos, la billetera, la plata de la caja u otros objetos de valor, están viajando hacia afuera.

Si hay timbre y cierre magnético -que requiere apertura desde el interior- aparece uno. “Puedo pasar al baño?”, “¿me da un vaso de agua?”. Cuesta negarse a un nene.

“Uno le preguntó al secretario si podía entrar para ir al baño. Mientras le hablaba y le abría por el portero, no pudo ver que eran varios. Se metieron todos. Cuando buscaba parar a uno, se escapaba otro, que se iba a la oficina y la parte de administración”, contó Leandro Adauto, técnico del laboratorio de análisis clínicos de 40 entre 5 y 6.

Fue una de las víctimas de la tarde: “En el descontrol llegaron hasta donde estaba una mochila con mis cosas y sacaron la billetera”. El joven hablaba bajo, con esfuerzo por mantener la calma. “Se llevaron mis documentos y dos mil pesos”, agregó.

La Policía detectó situaciones delictivas en un local de pago de facturas situado en 8 entre 44 y 45, una librería de 42 entre 2 y 3 , la concesionaria de autos de 41 esquina 7 y un intento de robo de una moto en 48 entre 9 y 10.

Según testimonios recogidos por este diario, también intentaron atacar en un complejo de consultorios de 8 entre 44 y 45, en otro comercio de 8 entre 43 y 44, en el mencionado laboratorio de 40 entre 5 y 6, y en una tienda de 9 y 49.

En este último caso, se investiga un asalto en el que, según las primeras versiones, los menores habrían actuado con un arma para llevarse la plata de la caja. Además, se busca esclarecer si una empleada fue encerrada en un sanitario del local.

Milagros Moya también sufrió un ataque en la modalidad de “robo piraña”. La joven empleada de la concesionaria de autos de 7 y 41 trabajaba junto a otros vendedores y vio llegar a cinco chicos.

“Empezaron a gritar y reírse. Esto es un atraco decían y se fueron para arriba, a un lugar donde hay un espacio en el que dejamos nuestras cosas. Me robaron la billetera con mil pesos adentro”, contó.

Cuando advirtió la situación, pidió auxilio a los gritos. Los chicos ya habían huido. Solo pudo recuperar algunos documentos que quedaron en la vereda, a metros del local.

“Entraron, se sentaron en una computadora y pidieron Internet. Como los conozco los saqué rajando del local. Hace poco le robaron a mi compañero 500 pesos de la caja”, contó Guillermo, empleado de la agencia de lotería y cobro de facturas. De ahí volaron, pero entraron enfrente, en los consultorios donde también conocen la situación: “Andan siempre por acá y en Plaza Italia intentan meterse para adentro, sacar cosas. Los amenacé con la Policía y se fueron” contó la secretaria del centro, Daiana Gerzen.

María Isabel Alonso, propietaria de una librería en 42 entre 2 y 3, también conoce la historia y le tocó padecer otra vez: “Es repetido esto. Te tratan de enloquecer. No podés enfocarte en uno porque hay otros”, contó. Ayer le robaron 2 mil pesos, según mencionó.

La historia pareció terminar cuando la Policía los frenó en 7 y 50, luego de monitorear el Centro con las cámaras de la Municipalidad. Sobre el final de la tarde, los chicos estaban en sus casas. Igual que la última vez y la anterior.

“La Policía los conoce y no los puede tocar. El Estado tiene que actuar, cambiar algo. Si no, está todo perdido”

María Isabel Alonso Comerciante

“Me parece haberlos visto antes. Deben tener entre 9 y 16 años. Cuando entraron no los pudimos parar”

Leandro Amauto Técnico de laboratorio

“Entraron a los gritos. Algunos eran chiquitos, como de 9 años, pero intentaron pegarme”

Gentileza, Diario El Día





El clima

Publicidad

Más leidas