Nacionales

A 20 años de la desaparición de Marita Verón: la incansable lucha de Susana Trimarco

A 20 años de la desaparición de Marita Verón: la incansable lucha de Susana Trimarco 1

Se disfrazó de proxeneta y reunió testigos claves para que diez acusados fueran condenados a prisión. Dos décadas después de la desaparición de su hija, aún no renuncia a la búsqueda. 

Susana Trimarco vio a su hija por última vez el 3 de abril de 2002. Ese día, María de los Ángeles Verón, de 23 años, partió de la casa donde vivía junto a su mamá, su papá y su hija de tres años, y se dirigió a la capital de Tucumán para realizarse un estudio médico. 

Desde entonces, Trimarco emprendió una incansable búsqueda que aún se niega a abandonar. Lejos de limitarse a pedir Justicia, se encargó de conseguirla con sus propias manos: se disfrazó de proxeneta y recorrió decenas de prostíbulos, lo que le sirvió para conseguir cientos de pruebas y testigos que, tras un polémico y dilatado proceso judicial, fueron fundamentales para que diez acusados recibieran su sentencia. 

En paralelo a su entrega total a la causa Marita Verón, el caso de trata de personas más emblemático de la Argentina, también se encargó de criar a su nieta, creó una fundación para ayudar a mujeres que sufrieron lo mismo que su hija, recibió varios reconocimientos internacionales y hasta fue candidata al Premio Nobel de la Paz. 

Marita Verón: el día de la desaparición y el inicio de la búsqueda 

“Fuimos a buscarla por todos lados, por las calles que ella tomaba para ir a casa, en los hospitales. Al volver a casa, mi marido y yo nos pusimos a llorar y él me dice ‘algo malo le pasó a mi hija, tengo un mal presentimiento’. Yo le decía que no pensara eso, pero en el fondo los dos sentíamos algo muy feo. Uno como padre sabe”, recordó la mamá de la joven que lleva 20 años desaparecida. 

Días después, a Susana Trimarco le llegó la pista de que tres hombres habían subido a la fuerza a Marita dentro de un auto, en Tucumán. Logró contactar al testigo de ese momento, pero cuando quiso verlo por segunda vez, había desaparecido y abandonado su precaria casa. De esa manera, se convenció de que su hija había sido víctima de una red de trata de personas. 

Te puede interesar:  Lanús: asesinaron a balazos a un joven mientras manejaba su camioneta

Luego de tres meses, logró que allanaran un prostíbulo: había 60 mujeres, pero no estaba su hija. No obstante, Anahí, una de las chicas que fue rescatada de ese lugar, le confirmó haber visto a Marita y le proporcionó información sobre esa organización criminal, por lo que se convirtió en un testigo clave de la causa. 

La insuficiente intervención de las autoridades, en parte debido a la complicidad policial que luego saldría a la luz, hizo que Trimarco tomara acciones más drásticas. “Me vestí y maquillé y me hice pasar como proxeneta. No era una mujer pública como lo soy ahora y pude meterme en ese mundo”, precisó. Solo lo sabía su marido, que debía avisarle a la policía si “no salía después de cierto tiempo”. 

Así fue como recolectó testigos y evidencia, al tiempo que salvaba cientos de otras mujeres que eran sometidas a la prostitución. A muchas de las víctimas incluso las alojó y les brindó contención en su propia casa. La mujer, de 67 años, también se hizo pasar por prostituta para tratar de conseguir información sobre el paradero de su hija, según reveló en 2018. 

La Fundación María de los Ángeles y los reconocimientos 

Con ayuda de la Secretaria de Derechos Humanos de Tucumán, creó el 19 de octubre de 2007 la Fundación “María de los Ángeles”, que asiste a víctimas y familiares de la trata de personas, así como también a personas que sufrieron abuso sexual. 

Te puede interesar:  Potenciar Trabajo: el Gobierno suspendió el pago a más de 22.000 beneficiarios por viajes al exterior

En 2008 inauguró el primer refugio del país especializado para sobrevivientes de la trata en Tucumán, mientras que en 2013 abrió un Centro Maternal que brinda un servicio de educación gratuita a los hijos de víctimas de la prostitución forzada y de violencia de género. 

Asimismo, su incansable lucha logró que el caso Marita Verón llegara a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que se convirtió en una causa internacional. Desde entonces, recibió premios por la defensa de los Derechos Humanos por parte de los gobiernos de Canadá y Estados Unidos, entre otros países. 

Caso Marita Verón: el juicio a los acusados 

El 8 de febrero de 2012, el juez de instrucción Víctor Manuel Pérez elevó la causa a juicio contra los 13 acusados. Sin embargo, en diciembre de ese año, todos fueron absueltos, dado que los jueces argumentaron que los relatos de los testigos eran poco creíbles y tenían contradicciones. 

Producto de la presión social, la Corte Suprema de Tucumán revocó parcialmente se falló un año más tarde y ordenó que una nueva sala fijara la pena para diez de los 13 acusados iniciales (dos habían sido declarados inocentes y otro había fallecido). 

La sentencia llegó en abril de 2014, aunque recién quedó firme en 2017: los hermanos José Fernando y Gonzalo José Gómez (22 años de prisión), Daniela Natalia Milhein (18), Andrés González (18), Carlos Alberto Luna (17), Domingo Pascual Andrada (17), María Azucena Márquez (15), Humberto Derobertis (12), Mariana Bustos (10) y Cynthia Gaitán (10). 

“Yo les dije a ellos (los acusados) si yo no tengo paz, ustedes tampoco la tendrán hasta que aparezca. Yo la voy a seguir buscando hasta que la encuentre”, expresó Trimarco tras la sentencia final. 

DLN (Detrás de La Noticia) es un portal de noticias regional nacido en agosto de 2017, el mismo está presente en 10 distritos de la Provincia de Buenos Aires, se actualiza constantemente y lo visitan diariamente alrededor de 17.000 personas (Medición de Google). El portal además cuenta con una presencia muy activa en las principales Redes Sociales, teniendo en la actualidad más de 100.000 seguidores. DLN es un periódico independiente que no pertenece a ningún grupo económico, político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones y en la apertura a la participación.

Arriba