Un joven Brandseño encabeza un proyecto que salva vidas usando impresión 3D | DLN
SEGUINOS

La Plata

Un joven Brandseño encabeza un proyecto que salva vidas usando impresión 3D

Publicado

el

Desde hace un año, Eliseo Guzmán, un joven oriundo de Brandsen y George Kassis, oriundo de Junin, integran el proyecto Medical Design, que implementa esta innovadora tecnología para obtener un modelo representativo a escala de la anatomía humana. Un órgano clonado le brinda a los médicos una herramienta más para poder mejorar su diagnóstico y les da la posibilidad de ensayar una cirugía sin necesidad de intervenir al paciente, lo que permite reducir los riesgos, los tiempos, los costos de insumos y mejorar el postoperatorio.

El proyecto, ideado por Eliseo Guzmán (25) y George Kassis (30), nació en La Plata y se perfila como uno de los más importantes a nivel nacional. Bajo la marca Medical Design, le ofrecen a profesionales de la salud la posibilidad de “ensayar” una cirugía a partir de la representación exacta de un órgano en 3D, antes de siquiera intervenir al paciente. Esta innovación permite reducir los riesgos durante la operación, acortar los tiempos de las prácticas médicas y mejorar el proceso postoperatorio.

Guzmán -diseñador multimedia- y Kassis -estudiante avanzado de ingeniería electrónica- explicaron al medio 0221.com.ar que el plan surgió hace casi un año, tras especializarse en la impresión 3D y ver la posibilidad de aplicar sus conocimientos tecnológicos a una rama de la medicina que no había reparado en esta herramienta. A partir de una tomografía, resonancia o ecografía – más las conversaciones con el médico solicitante-, se diseña e imprime un modelo tridimensional -con plástico rígido o flexible- de la zona a intervenir.

“En base a la anatomía del paciente y a las tomografías, se puede generar el volumen real del órgano para que el cirujano practique la operación. De esta manera, el profesional puede cortar el modelo, visualizarlo y adelantarse a los inconvenientes que pueden surgir durante el procedimiento”, aseguran. Además de ser un instrumento de ayuda para el profesional, también tiene ventajas que se extienden al paciente: “Como la cirugía se planea con antelación, se reduce el tiempo de operación y los días de postoperatorio. Esto significa, menos horas de quirófano y anestesia”, tal como destaca Guzmán.

Kassis considera que el prototipo es el resultado del trabajo de análisis de datos y encuentros con el médico que se realiza previamente: “Nos reunimos con el profesional, le preguntamos qué necesita y le solicitamos toda la información sobre el paciente. De esta forma, se analiza toda la secuencia para ver por dónde se puede iniciar la cirugía. No se trata únicamente de la impresión de un órgano”.

Según los líderes del proyecto, la reproducción del miembro es exacta en un 95%, ya que hasta en las tomografías o resonancias hay fallas: “Hay muchos factores a tener en cuenta y la idea es disminuir los errores. El material impreso se contrae de dos a cuatro milímetros, aproximadamente. Sabiendo eso, podemos realizar un modelo con volumen aumentado. Lo que buscamos es que esto sea una guía para el médico. A veces no es tan importante la perfección de las medidas, salvo que se necesite el diámetro exacto del tumor o del órgano”.

Una de las primeras réplicas que Medical Design desarrolló fue hace casi un año y consistía en un tumor maxilar de aproximadamente un kilo. Para hacerla, se necesitaron 40 horas de impresión continua y unas cinco o seis reuniones con el médico que la solicitó. La operación fue todo un éxito y constituyó un gran triunfo para un equipo que recién comenzaba. “Gracias a ese modelo, se pudieron modificar cosas al momento de la cirugía. Que un médico te diga eso es muy reconfortante porque, además, pudo ver ciertas cuestiones que le sirvieron para operaciones futuras”, aseguran.

A partir de las experiencias siguientes, Guzmán y Kassis se dieron cuenta que, en algunos casos, no es necesario imprimir una pieza completa sino solamente la zona en la cual el profesional debe trabajar: “A veces, es mejor utilizar el tiempo que demanda hacer un órgano completo para dialogar con el médico e interiorizarse sobre lo que realmente necesita”.

Otro aspecto surgido durante este proceso fue el de no salir a buscar trabajo desenfrenadamente sin tener una base bien organizada; esto llevó a que los jóvenes emprendedores se recluyeran y comenzaran a pensarse como una empresa: “La idea es reestructurarnos, contactarnos con abogados, hacer contratos, tener un plan de negocios, trabajar sobre la difusión y ver cómo deberíamos trasmitir el proyecto. Una vez que estemos consolidados, nuestro objetivo es salir así”.

Finalmente, los cerebros detrás del proyecto apuntan a que los diseños también estén disponibles para que todos los estudiantes de medicina aprendan con ellos: “La meta es fijar una base de datos de casos particulares para que puedan analizarlos e instruirse con ellos. Que tengan el material en la mano, lo puedan abrir y que no lo vean solamente en un libro. Se trata de ver qué podemos aportar a la medicina argentina desde nuestro lado

El clima

Publicidad

Más leidas